Arte japonés del lacado: Urushi

El laqueado o lacado japonés no tiene su origen precisamente en el país nipón. Los orígenes de esta técnica se remontan al antiguo imperio chino en el año VII d.C. Por sus características llamativas y resultados increíbles, este movimiento se expandió por todo el continente asiático y hasta europeo.

 

Confusión entre laca, esmalte y barniz

Normalmente se suele confundir la laca, el barniz y el esmalte, aunque son diferentes uno del otro. Por ejemplo, la laca es de origen natural al obtenerse mezclando alcohol, plantas y secreciones de insectos. Los componentes del barniz son aceites mezclados por resinas y disolventes. Por su parte, el esmalte se puede disolver en esencia de trementina, con la posibilidad de aplicarse sobre cualquier superficie, cosa que no pasaría con la laca porque solo se puede usar sobre ciertos materiales. La confusión radica porque sus acabos son similares.

 

La técnica se dio a conocer en Europa y se le conoció como “laca”, inclusive llegó a Corea y Japón. Muchos artesanos de China tuvieron que emigrar por las constantes guerras, comenzando así la expansión del urushi y sus materias primas en otros territorios. Artesanos trajeron semillas de la planta rhu verniciflua, cuyo árbol segrega una sustancia para la actividad del urushi. En Japón se hacen piezas con la técnica del laqueado con la resina de otro árbol llamado rhus sucedánea. Con el paso del tiempo, la influencia intercultural japonés, provocó que las plantaciones de estos árboles se elevaran, incrementando la calidad de los productos laqueados de Japón y ganando fama.

 

Diferentes técnicas de urushi

Existen distintas técnicas para implementar el urushi en los objetos y decorarlos.

 

En capas: De las más fáciles, se utilizó demasiado en Japón y China. Este tipo de laqueado es la aplicación por capas, las primeras dos son negras y por lo general son de baja calidad, y las ultimas son de mucho mejor calidad. Los acabados don de tonalidades rojizas y negras, aunque pueden varias de a amarillos, rosados, castaños y transparentes cuando la laca no se mezcla con un pigmento. Actualmente, se sigue recurriendo a lacado en Japón.

 

Tallada o chositsu: Es originario de China, pero a finales del siglo XIV se dio a conocer en el país del sol naciente cuando al Emperador Yung-Io le obsequiaron artículos con esta técnica. Su procedimiento es parecido al de capas, sólo que en esta debe de haber más capas para posteriormente esculpirlas. Una de las diferencias de las lacas talladas en Japón y China es cuando se esculpen. Los japoneses esperan a que la laca endureciera, mientras que los chinos la realizaban cuando aún no se endurecían.

 

Kamakura-bori o madera tallada: Como su nombre lo indica, son derivadas de las lacas talladas y éstas sí son originarias de Japón. Consiste en esculpir la madera, lacarla con capas rojas y negras, y luego se pule. Es una técnica barata por las pocas capas de lacas que se aplican, razón por la cual se ven en cosas grandes como bandejas y mesas.

 

Taraceas: Tuvo origen en China, y con el tiempo llegó a Japón y Corea. En cada superficie lacada se aplican distintos materiales, el que más se utiliza es el raden (madreperla) y el heidatsu (metales). Se les incrustan piedras preciosas, coral, marfil y porcelana.

 

Maki-e o espolvoreada: Se desarrolló en Japón cuando los nipones comenzaron a lacar artefactos de un solo color y dibujar elementos decorativos con la ayuda de un pincel, para luego cubrir el objeto con polvillo dorado. Los dibujos se plasman en un color diferente al fondo, es decir, si el fondo es negro se dibuja con rojo, y viceversa cuando el fondo es rojo. El polvo de oro es el que más de utiliza, no obstante, se puede espolvorear con polvo de plomo, cobre, aluminio, plata y zinc.

 

Kanshitsu o seca: Esta técnica se practicó en el siglo III a.C. en China, hasta llegar a Japón durante el siglo VII. Se empleó para la construcción de estatuas, pero primero se usó en estructuras de madera revestidas de arcilla y moldeadas con la forma que se deseaba, y después se aplicaban pedazos de tela previamente mojados en laca. Cuando se secaba la escultura, se quitaba la arcilla del interior para que quedara una figura hueca. Se le agregaban extremidades de madera, se revestía la obra con compuestos de incienso, serrín, arcilla y laca.

 

Maki-e: De las técnicas ya mencionadas, ésta es la que más se destacó en Japón, al grado de que es considerado un símbolo de la cultura japonesa. Es tanto su hermosura que cuando los europeos llegaron a Japón en el periodo namban (1543-1641), el maki-e se exportó más en Occidente y en Europa cuando se expulsaron a los europeos.

 

Fuente: Cool Japan, Revista AD y Revista Cultural

 

https://cooljapan.es/la-laca-urushi-japonesa/

https://www.revistaad.es/decoracion/articulos/urushi-laca-japonesa-cuya-tecnica-milenaria-esta-mas-moda-nunca/23963

http://revistacultural.ecosdeasia.com/la-laca-japonesa-urushi-i-definicion-elaboracion-y-tecnicas/

Publicación anterior

Reciclaje creativo Upcycling

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar